jueves, 14 de abril de 2011

Judy Moody se vuelve famosa


Judy va a clase un día normal, como cualquier otro, y allí se encuentra a una de sus compañeras, Jessica Finch, que lleva una corona porque ha ganado un concurso de ortografía y Judy se pone celosa.
A la mañana siguiente, Judy se pone a buscar cosas importantes de ella o de su infancia para ponerlas en el Rincón de la fama de los Moody, su frigorífico, pero no encuentra nada más que cosas sin importancia.

Un día, su padre decide hacer un mercadillo para desacerse de unos trastos viejos y a Judy se le ocurre una mentira para hacerse famosa, con un hueso de cereza decir que era muy antiguo. La mentira le sale muy bien y muchos niños pagan para ver ese hueso, hasta que un niño pequeño se lo traga y Judy no consigue hacerse famosa como ella esperaba.

Un día ella, su hermano y su amigo Frank, deciden hacer un ciempiés humano, pero la cosa no acaba como esperaban y Frank se hace mucho daño en un dedo. Los tres van al hospital y allí los atiende un doctor que les dice a Judy y a Stink que vayan a la sala de juegos para esperar a su amigo.
En la sala de juegos, Judy se queda muy impresionada por cosas que ve allí, y se ocurre una idea muy especial con la que puede ayudar a muchos niños,
¿Qué se le ocurrirá?

Me ha parecido un cuento muy interesante y bonito, pero, la verdad, si tuviera que elegir una parte del libro, la parte que más me ha gustado ha sido el final, en el que Judy aprende que no todo en la vida es la fama y que hay cosas por las que te tienes que sentir mucho mejor y el libro enseña, lo mismo que Judy aprende que tienes que hacer cosas buenas, y aunque nadie sepa que las has hecho tú, te sientes muy orgulloso.

4 comentarios:

  1. Una reseña realmente apetitosa: dan ganas de recomendar el libro

    ResponderEliminar
  2. Me los e leído todos,y me encantan!

    ResponderEliminar
  3. tienen alguna guia de este libro???

    ResponderEliminar